El gato con botas

cuentos infantiles gato con botasErase una vez un hombre que dejó como herencia al mayor de sus hijos un molino, al segundo un asno y al menor un gato, el joven estaba inconforme por haber recibido tan poquito, pero el gato le dijo:

-No te preocupes. Si me das un bolso, y un par de botas, verás que no soy tan poco como imaginas-

Cuando el amo le dio lo que pedía, el gato se puso sus botas y se dirigió al campo, echó en el bolso verduras, y se hizo el muerto. Al poco rato un conejo se acercó a comerlas y el gato lo atrapó dentro del bolso. Después fue al palacio del rey y le dijo:

-Majestad, le traigo a usted un conejo enviado por mi noble señor, el Marqués de Carabás-

El rey muy agradecido aceptó la ofrenda. Pasaron los días y el gato seguía llevando regalos al rey de parte de su amo. Un día, en que supo con certeza que el rey pasearía con su hija, la más encantadora princesa del mundo, le dijo a su amo que siguiera sus instrucciones y podrían mejorar sus vidas. Por instrucciones del gato el amo se quitó la ropa y se metió en el río. Cuando se acercaban los carruajes reales el gato chilló:

-¡Socorro! ¡Socorro! ¡El marqués Carrabás se ahoga! ¡Ayuda!-

Con todo ese ruido el rey se asomó y vio que era el mismo gato que le llevaba regalos, así que ordenó a sus guardias que lo ayudaran. El gato se acercó al coche y le dijo al rey que la ropa de su amo fue robada mientras se bañaba, y el rey inmediatamente ordenó traer uno de sus mejores vestidos para el Marqués. La princesa se quedó asombrada de la belleza del Marqués cuando subió al carruaje.

El gato con botas, adelantándose siempre a las cosas, reunió a algunos lugareños y pidió que dijeran al rey que los campos eran del Marqués, así lo hicieron y el rey se asombró al conocer sus propiedades. Por fin el astuto gato llegó al majestuoso castillo del ogro y se acercó a hablar con él:

-Yo he oído que eres capaz de cambiarte a la forma de cualquier criatura por ejemplo un león- dijo el gato

 Y el ogro se transformó para mostrar su poder, pero el gato lo retó:

-Bueno eso fue fácil pero ¿a que no puedes convertirte en algo pequeño? En una mosca, no, mejor en un ratón-

El ogro sopló y se convirtió en un pequeño ratón y antes de que se diera cuenta ¡zás! el gato se lo comió. En ese instante sintió pasar las carrozas y salió a la puerta chillando:

-Su majestad es bienvenido a este castillo de mi señor el Marqués de Carabás-

El rey quedó maravillado de todas las posesiones del Marqués y le propuso que se casara con su hija y compartieran reinos. Él aceptó y desde entonces tanto el gato como su amo vivieron felices y comieron perdices


Un pensamiento en “El gato con botas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>