Las Aventuras de Meñiquín

cuentos infantiles cortos meñiquin

Había una vez… un Gigante que tuvo un pleito con un hechicero y recibió un maleficio: -¡Abracadabra!¡Que tu hijo no sea más grande que mi dedo meñique!- Cuando el hijo del Gigante nació, era muy diferente a sus padres, tan diminuto de talla que se asustaban al tocarlo lo llamaron Meñiquín. Se divertía cabalgando a lomos de un caracol o bailando con una mariquita.

Pero un día tuvo la mala idea de ir a visitar a la rana. Apenas había descendido de la hoja que usaba de barca, un enorme pez se lo comió. Al cabo de poco, el pez mordió un anzuelo, y cuando el cocinero real intentaba cocinarlo, Meñiquín salió vivo de la barriga del pescado. El cocinero tuvo la idea de meterlo en la tarta que estaba preparando, para que saliera tocando la trompeta y sorprendiera a todos.

Todos aplaudieron la ocurrencia del cocinero, principalmente el Rey que lo premió con un saquito de monedas de oro. A Meñiquín lo convirtió en paje. Le fue asignado un ratoncillo blanco como montura, un alfiler de oro como espada y, además, obtuvo el privilegio de probar los alimentos que comía el Rey.

Pero, tal trato hizo molestar al gato, que hasta entonces había sido el favorito del Rey, y juró vengarse del intruso tendiéndole una trampa en el jardín. Meñiquín, cuando vio al gato, montó a lomos del ratoncillo y desenfundó su alfiler de oro. El gato al verse amenazado por tan diminuta espada, huyó vergonzosamente.

Entonces el gato le dijo al Rey que Meñiquín había envenenado su comida. Y como el Rey padecía dolores de barriga tuvo el convencimiento de haber sido envenenado. Y ordenó que lo encerraran en un reloj de péndulo.

Pasaron las horas y los días hasta que una noche, una mariposa que había estado encerrada mucho tiempo en una caja de cartón, se apiadó de él, y lo liberó. Lo llevó al Reino de las Mariposas donde todos los habitantes eran tan pequeños y se llenó de amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *