Archivo de la etiqueta: cuentos

El traje nuevo del Emperador

cuentos cortos traje del emperador

Hace muchos años vivía un Emperador que gastaba toda su fortuna en trajes nuevos. Un día se presentaron dos bandidos, asegurando ser tejedores de las telas más hermosas, con colores y dibujos originales. El Emperador inmediatamente entregó a una buena cantidad de oro para que su pusieran a trabajar y los ladrones montaron un telar para fingir que lo hacían. Sigue leyendo

Rumpelstikin

cuentos infantiles rumpelstikin

Había una vez un pobre molinero que tenía una bellísima hija. Frente al Rey presumió que su hija sabia hilar tan bien que convertía la paja en oro. Entonces el Rey la llevó a su castillo, la metió a un cuarto lleno de paja. Le dio una rueca y un carrete, diciéndole: -Si mañana toda esta paja no es oro, morirás -.

Allí quedó sentada la pobre hija del molinero, y se echó a llorar. De pronto entró por la puerta un hombrecillo, interesado en su pesar, prometió convertir la paja en oro si ella le daba a cambio su collar. Se lo entregó y así pasó el hombrecillo hilando toda la noche, por la mañana el Rey encontró sus carretes de oro.

Luego el Rey llevó a la chica a una sala más grande llena de paja. Cuando estuvo sola apareció de nuevo el hombrecillo, Esta vez la muchacha le dio una sortija y él los carretes de oro. Sigue leyendo

Las habichuelas mágicas

cuentos habichuelas mágicas

Periquín vivía en el bosque con su madre, que era viuda. Al pasar por malos momentos envió a su hijo a vender la única vaca que poseían. El niño se encontró en el camino con un hombre que llevaba un saquito de habichuelas. -Son mágicas- le dijo el hombre. Te las doy a cambio de la vaca. El muchacho pensó era la mejor oferta por una vaca flaca, pero a su madre disgustada arrojó las habichuelas a la calle.

Al día siguiente, fue grande su sorpresa pues las habichuelas habían crecido tanto que las ramas se perdían de vista. Periquín trepó por la planta, hasta llegar a un país desconocido. Donde había un gran castillo habitado por un gigante que tenía una gallina que ponía huevos de oro. Pensando en mejorar su situación el niño tomó la gallina mientras el gigante dormía, y se la llevó a su madre quien se puso muy contenta. Vivieron tranquilos mucho tiempo vendiendo los huevos, hasta que la gallina murió. Sigue leyendo