Archivo de la etiqueta: cuentos para dormir

El Conejito Verde

cuentos infantiles cortos conejito verde

Hace mucho tiempo había tres Príncipes que fueron convertidos en conejos de colores por desobedecer a su Padre el Rey. Los condenó a no salir del castillo y solo convertirse en humanos al anochecer.

Un día los conejitos escaparon a jugar en el campo. Y el conejito verde, el más travieso de ellos, llegó a un palacio donde se encontró con una hermosa princesa, de la cual se enamoró al instante. El Príncipe prometió volver y casarse con ella, al terminar su castigo. Pero cuando el Rey descubrió sus planes les impuso una serie de pruebas para permitir su matrimonio: -Tú, hijo mío extenderás el castigo siete años más, y tú mi niña, deberás llenar siete garrafones de lágrimas y gastar siete pares de zapatos de fierro-. Sigue leyendo

Bambi

cuentos infantiles cortos bambi

Érase una vez un bosque donde vivían muchos animales y todos eran muy amiguitos. Una mañana el conejo Tambor los reunió a todos para conocer a Bambi, un nuevo cervatillo que acababa de nacer. Ellos le enseñaron al nuevo amigo todo lo que había en el bosque, pues para Bambi todo era desconocido.

El padre de Bambi, era el jefe de la manada de todos los ciervos y el encargado de vigilar y de cuidar de ellos. Le enseñaba a su pequeño todo lo que debía de saber pues el día que él fuera muy mayor, Bambi sería el encargado de cuidar a la manada. Sigue leyendo

Alí Babá y los Cuarenta ladrones

cuentos ali baba

Alí Babá era un leñador pobre y honrado que tenía un hermano muy avaro y deshonesto, Kassim.

Cierto día, Alí Babá vio en el bosque a cuarenta ladrones esconder sus tesoros dentro de una cueva. En la entrada se hallaba una gran piedra la cual se abría y cerraba al gritarle: -¡Sésamo, ábrete!- , -¡Sésamo, ciérrate!-.

Cuando los ladrones se marcharon a todo galope. Alí se acercó a la cueva y gritó: -¡Sésamo, ábrete!- y la roca se abrió. El interior estaba repleto de tesoros magníficos y Alí llevó un poco a casa. Sigue leyendo

En el cuarto de los niños

cuentos infantiles cuarto de los niños

Papá, mamá y todos los hermanitos habían ido a ver la comedia; Anita y su padrino quedaron solos en casa. Y el padrino propuso crear su propio teatro. Unos libros acomodados eran bastidores, y una caja vieja representaba una habitación. Miraron en la caja de los juguetes. Una cabeza de pipa, y un guante sin pareja; ganaron los papeles de padre e hija. Un chaleco viejo seria el galán y una bota del cascanueces, el pretendiente intempestivo, a quien la señorita no puede sufrir.

El padrino cogió un periódico, hizo como que leía en alta voz: -El Cabeza de Pipa y la buena cabeza. Comedia de familia, en un acto. Reparto: Señor Cabeza de Pipa, el padre. Señorita Guante, la hija. Señor Chaleco, el enamorado. Señor de la Bota, pretendiente-. Sigue leyendo

Bhuhb en la montaña

cuentos infantiles bhuhb en la montaña

En la montaña vive Balarad, el Oso Montañés, que duerme todo el invierno, y cuando se despierta tiene muy buen humor, pero está tan dormido, que se tropieza con los árboles, pero con los árboles grandes que se pueden defender, no contra los chiquitos que se quebrarían.

Balarad, es un oso muy divertido, rojo como el otoño, y con unos dientotes muy grandes que los chicos usan para medir si está bien de largo el soporte de los barriletes.

A Balarad le encantan los barriletes y es campeón de remontada de barriletes. Sigue leyendo

La araña y la viejecita

cuentos infantiles araña y la viejecita

En una casita, en lo alto de una montaña, vivía hace tiempo una viejecita muy buena. Estaba muy sola y un poco triste, porque nadie iba a visitarla. Lo único que poseía era un viejo baúl y la compañía de una arañita muy trabajadora, que siempre le acompañaba.

La pequeña araña, había aprendido tanto de ella que pensó que sería buena idea intentar que bajara al pueblo para hablar con los demás. Ella les enseñaría a ser valientes cuando estén solos, a ser fuertes para vencer los problemas de cada día y algo muy, muy importante a crear ilusiones, sueños, fantasías. Sigue leyendo

El Mago de Oz

cuentos infantiles cortos mago de oz

Dorita era una niña que vivía en una granja de Kansas con sus tíos y su perro Totó. Un día, Dorita vio un tornado acercándose, corrió a refugiarse en casa, pero cayó y fue llevaba, junto con su perro, por el tornado. Viajaron a través del tornado y aterrizaron en un lugar totalmente desconocido para ellos. Allí, encontraron un hada que, les aconsejó seguir el camino amarillo, para visitar al mago de Oz, que les indicaría el camino de vuelta a su casa.

En el camino, se encontraron con un espantapájaros que pedía, un cerebro. Dorita le invitó donde el mago de Oz para ver que podía hacer por él. Y el espantapájaros los acompañó. Más tarde, se encontraron a un hombre de hojalata que, deseaba tener un corazón. También se les unió y continuaron su camino. Algún tiempo después, se encontraron a un león que, lloraba porque quería ser valiente. Y fueron todos por el camino, con la esperanza de hacer realidad sus deseos. Sigue leyendo

El ciempiés bailarín

cuentos infantiles ciempies bailarinJimmy, el ciempiés, vivía cerca de un hormiguero. Su gran afición era bailar. Tenía unas patitas ágiles como las plumas. Le encantaba subirse encima del hormiguero y empezar a taconear diciendo: -¡Ya está aquí, el mejor, el más grande bailador!-.

Era muy molesto oír tantos pies, retumbando y retumbando sobre el techo del hormiguero. Las hormigas asustadas salían para ver lo que ocurría. Pero el ciempiés seguía cantando: -¡Ya está aquí, el mejor, el más grande bailador!-

-¡Otra vez Jimmy!- decía la hormiga jefe

-¡No podemos trabajar ni dormir!… ¿No puedes irte a otro sitio a bailar?-.La hormiga jefe ordenó a su tropa de hormigas que llevaran a otro lugar.

-¡No, hormiga jefe!… ¡Ya me voy!- Sigue leyendo

El Caracol y el Rosal

cuentos infantiles caracol y rosal

Erase una vez un jardín en cuyo centro crecía un rosal todo lleno de flores, y a su abrigo vivía un caracol. Un año más tarde el caracol se hallaba tomando el sol casi en el mismo sitio que antes, mientras el rosal echaba capullos. El caracol sacó medio cuerpo afuera, estiró sus cuernecillos y los encogió de nuevo. No había nada nuevo, el rosal seguía dando capullos, y así lo hizo el verano y el otoño. Cuando llegó el invierno el rosal se inclinó hacia la tierra; el caracol se escondió bajo el suelo. Luego comenzó una nueva estación, y las rosas salieron al aire y el caracol hizo lo mismo.

El caracol le decía al rosal: -Ya eres viejo, has dado al mundo lo que podías dar. Pronto no serás más que un palo seco…
¿Te preguntaste alguna vez por qué florecías y cómo florecías, por qué lo hacías de esa manera y de no de otra?- . Sigue leyendo

Pulgarcito


Erase una vez un par de campesinos a los cuales les nació un niño que no era más grande que el pulgar, por eso lo llamaron Pulgarcito.

Un día que ayudaba a su Padre en el bosque un par de forasteros lo vieron, pensaron que harían una fortuna con él si podían exhibirlo. Le pidieron al campesino que se los vendiera pero este se negaba. Pulgarcito convenció a su Padre que aceptara y después el escaparía para volver a casa. Así partió pulgarcito con los dos extraños, posado sobre el sombrero de uno de ellos, cuando lo bajaron para hacer sus necesidades, se metió en una madriguera y los forasteros quedaron con las manos vacías.

Después Pulgarcito oyó pasar a dos hombres que planeaban robar al Padre de la iglesia pero no sabían cómo hacerlo. Pulgarcito se ofreció diciendo que se deslizaría por las cañerías y después les pasaría todo lo que quisieran. Los ladrones aceptaron y cuando Pulgarcito estuvo dentro comenzó a gritar. La cocinera oyó estos gritos, se incorporó en su cama y los ladrones, atemorizados, huyeron como si los persiguiese el diablo. Sigue leyendo